Páginas

Cómo adaptarte a tu nuevo trabajo

Adaptarse a un nuevo empleo puede ser un desafío de grandes proporciones, ya sea que aceptes un nuevo empleo por decisión propia o por necesidad. Muy pronto, conocerás nuevas personas y tareas a realizar además de tu nuevo lugar de trabajo. Mientras tanto, puedes seguir estos pasos para hacer que la transición hacia tu nuevo trabajo sea más fácil.

1. Visualiza un gran día. Piensa en todas las cosas buenas y positivas que tienes. Repite una y otra vez que serás una persona feliz en tu nuevo lugar de trabajo y que es un placer para todos los que trabajan allí que tú trabajes con ellos.

2. Sé puntual o llega más temprano el primer día. Pregunta de antemano cuándo, dónde, y con quién te vas a encontrar. Confirma que alguien esté ahí cuando tú llegues.

Consigue y lleva el número telefónico de alguien que pueda dejarte entrar. También, presta atención a cualquier instrucción especial que te den.

Sé paciente y educado con la recepcionista y el personal de seguridad. Ellos pueden hablar con las personas que necesitas, además te pueden indicar hacia dónde debes ir.

3. Hazte cargo de los trámites administrativos. Visita tu jefe, la sección de seguridad y recursos humanos además de cualquier otra persona o lugar que necesites ver antes de comenzar a trabajar. Si lo necesitas haz preguntas.

  • Llena cualquier trámite necesario y asegúrate que lo aprueben pronto. Ten en cuenta que para aceptar aplicaciones como tu seguro de vida, tu retiro, u otros beneficios puede ser necesario que trabajes cierto tiempo en la empresa. Si no estás seguro sobre las políticas, procedimientos o plazos; pregunta.
  • Si es necesario muestra una identificación. Puede que tengas que dejar una copia de tu pasaporte, tarjeta de seguridad social, o cualquier documento de identificación nacional o estatal en los expedientes.
  • Consigue (o solicita) tu tarjeta de identificación, uniforme, y cualquier llave que necesites. Si tu tarjeta de identificación permanente tarda en llegar; asegúrate de pedir una tarjeta temporal.
  • Asiste a cualquier curso de entrenamiento u orientación.
  • Revisa el manual del empleado y cualquier otro documento que te hayan pedido leer.
  • Si es parte de tu trabajo solicita tarjetas de presentación.


4. Conoce tus colegas. Ésta puede ser la cosa más importante para facilitar la transición hacia un nuevo trabajo.

  • Aprende tantos nombres como te sea posible. Preséntate y haz preguntas sencillas para iniciar una conversación. Para comenzar, pregunta cuales son las funciones de cada quién y cuánto tiempo han estado trabajando en la empresa.
  • Pregunta a dónde debes ir si tienes una duda. Si hay algo que no entiendes, ve con alguien que hayas conocido y pregúntale dónde te pueden responder esa pregunta.
  • Haz amigos. Invita a las personas a tomar una taza de café o a ir almorzar juntos, a medida que desarrolles una relación profesional con ellos. Salir del lugar de trabajo puede ser la mejor forma para crear lazos de amistad.

5. Conoce tu área de trabajo y organízala de forma adecuada.

  • Si compartes espacio o equipos con otras personas, cuídalos y aprende dónde dejarlos. Crearás una buena impresión si mantienes las cosas ordenadas y en buenas condiciones.
  • Organiza a tu estilo tu área de trabajo. ¿Utilizas el teléfono con frecuencia? Ponlo al alcance de tu mano. ¿Eres diestro? Deja espacio para escribir en ese lado del escritorio. Organiza tu escritorio de acuerdo a tu forma de trabajar.
  • Acomoda tu silla para que te sientas cómodo. Haz cualquier petición especial que necesites.
  • Limpia tu lugar de trabajo, especialmente si alguien más lo ocupó antes. Si es necesario, quédate el primer día hasta tarde. La gente come, bosteza y tose sobre sus escritorios, y es mejor que no empieces tu nuevo trabajo llamando al segundo día para decir que estás enfermo.
  • Elimina cualquier rastro de suciedad.
  • Limpia tu escritorio con toallas de papel húmedas. También puede utilizar limpiadores en spray o pañitos húmedos para una mayor limpieza. No te olvides de limpiar el ratón, la alfombrilla del ratón, el teclado, los apoyabrazos de tu silla, el teléfono y los pomos de la puerta, ya que todos estos elementos se utilizan con frecuencia.
  • Recoge o solicita cualquier material o equipo que necesites para hacer tu trabajo.
  • Ordena y organiza tu lugar de trabajo a medida que avanzas. Por ejemplo, al principio es posible que no conozcas cómo titular algunas carpetas de archivos o legajadores, pero lo sabrás cuando empieces a hacer tu trabajo.


6. Haz que organicen tu computador, cuentas de usuario y contraseñas. Te ayudará normalmente el departamento de tecnología e información (o departamento de sistemas de la información). Escucha sus instrucciones y consejos. Si lo necesitas, no olvides pedir ayuda para instalar la impresora.

7. Aprende lo necesario sobre el sistema de correo de voz para que puedas iniciar tu correo, enviar mensajes y contraseñas. A veces hay varios mensajes internos y externos que se necesitan configurar.

8. Aprende tu nuevo trabajo. Dependiendo de tu trabajo previo y experiencia, puede tomarte entre semanas o años dominar tu nuevo empleo.

  • Haz muchas preguntas al principio. Todos entenderán que apenas estás empezando, y eso les mostrará que aprendes de forma activa.
  • Establece metas y define tus objetivos. Hazlo conjuntamente con tu supervisor. Puedes ver lo que tiene que hacerse, o puede que tu jefe te lo diga, o (lo más probable) es que ocurra una combinación de ambas cosas. Tus objetivos pueden evolucionar a medida que te estableces, pero definirlos de forma inmediata te guía en la dirección adecuada cuando más lo necesitas.
  • Escucha los consejos e instrucciones que te dan las personas.
  • Escríbelos. Utiliza una libreta, agenda o calendario para escribir toda la información nueva que te llega. Toma nota, cuando alguien te diga a dónde ir o a quién ver. Eso te ayudará a recordar lo que debes hacer, y demuestra que estás prestando atención.
  • Repite las instrucciones que recibiste, con tus propias palabras. Es un buen modo de asegurarte que entendiste todo completamente, y te ayuda a memorizarlo. Puedes comenzar con "Permítame asegurarme de que entendí todo correctamente. Usted quiere que yo..."


9. Conoce el edificio o lugar dónde vas a trabajar. ¿Dónde está la impresora? ¿Dónde están los baños? ¿Dónde está la salida de emergencia? ¿Dónde queda la cafetería? Si hay un mapa, míralo bien.

10. Habla con tu jefe. Aunque no sea tu actividad favorita, comunicarte regularmente con tu jefe es una buena forma de saber si vas en el camino correcto. No te olvides que puedes hacer preguntas, dar informes de la situación (verbalmente o por escrito) y pedir su opinión y recomendaciones.


11. Atrévete y comienza a hacer tu nuevo trabajo. Sólo de ese modo serás consciente de lo que haces, lo que te enseñará a superar obstáculos y resolver problemas. Las instrucciones y los consejos te pueden ayudar, pero hacer algo es la única forma de aprenderlo.


¿Te gustó este artículo? ¡Compártelo!


Información publicada en: http://es.wikihow.com

Una gran oportunidad de empleo te puede estar buscando en empleos.eluniversal.com ... no la dejes pasar!

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada